Up: Control y Elasticidad en lo Musical:


Motivación



¿ Música Electrónica ?


Quizá una reflexión sobre el estado del arte en referencia a la música, es necesario para absorber expresiones novedosas y que en cierto modo aparentan asociarse a cierta ingenuidad musical, al folclore o, a la cultura mediática o la popularidad en las masas. Hoy se habla de música electrónica como algo representativo de la actualidad, pero así mismo ignorando el desarrollo a una tradición de casi un siglo generada por mucha experimentación que siempre ha girado alrededor de lo novedoso, gestual y creativo, al querer producir un proceso musical.

El deseo de querer inventar nuevos instrumentos musicales al igual que desarrollar nuevas técnicas para interpretar los instrumentos existentes siempre ha sido ligado al desarrollo y a la historia de la música. Aún mas importante y por encima, hay que sobreponer el deseo de querer ``tocar'' y producir música. El gesto musical siempre ha sido ligado a este deseo y es quizá lo que genera el ímpetu musical. El instrumento no es mas sino la herramienta para transmitir ( o amplificar) este gesto. El instrumento musical se asocia a la cultura del hombre y a su necesidad de expresar algo como legado de lo que se puede estar viviendo. Por esto la música es revivir un momento o una situación pasada.

Los instrumentos tradicionales de la orquesta se pulsan (como en el caso de la guitarra), se frotan (violines y cuerdas), se soplan (vientos y metales), pero también se golpean, lo cuál es el caso de los instrumentos de percusión. Una vista a la practica musical de comienzos del siglo veinte revela claramente la necesidad de compositores e intérpretes de buscar otras alternativas a la forma ortodoxa de producir sonido con instrumentos. De esta forma los interpretes de instrumentos de percusión comienzan a frotar sus instrumentos con el arco de un violín, las cuerdas del se rasparían con elementos diferentes a los martillos del piano, e igualmente se inventan diferentes tipos de sordinas para transformar el timbre de los metales y, todo esto en aras de la exploración musical por medio del sonido y el espectro tímbrico.

Cuando los instrumentos tradicionales no fueron suficientes, los músicos del siglo veinte, en un entorno de contemporaneidad, comienzan a disponer de objetos y a desarrollar técnicas para su sonoridad. Así aparecen las caserolas, sirenas, serruchos, muchos objetos como fuentes sonoras que se mezclan en obras orquestales de la época. Mientras esta práctica se vincula a música mixta o experimentación orquestal, la exploración con el objeto sonoro o el objeto que vibra y suena, comienza a fijar estos sonidos o, en discos, alambre y cinta magnética. Posteriormente esto generaría un género musical denominado como música concreta y normalmente se asocia al estudio de París, a su inventor y a personajes como Pierre Schaeffer y Pierre Henri en los años cuarenta del siglo pasado.

Entre los años 1950 y 1960 hay que observar con detención el hecho de que varios compositores exploraban posibilidades musicales en dispositivos que no habían sido diseñados para producir música propiamente dicho. Por esta razón el concepto de ``tocar'' el instrumento en la forma como se interpretan los instrumentos tradicionales prácticamente ni se aplica. La grabadora de cinta, el oscilador electrónico y las primera computadoras, fueron desarrollos tecnológicos mas aplicados hacia la ciencia o la ingeniería y, en la época, poco se sospechaba que fueran a ser dispositivos que transformarían las formas de producir este tipo de arte. Esto implica que cada compositor debía investigar y desarrollar sus propios elementos y fuentes sonoras para realizar música con este tipo de aparatos.

Reiteramos que mientras los instrumentos se pulsan, soplan, frotan y golpean, el computador, el oscilador y la grabadora solo responderían al giro de un potenciómetro, a cortes y empalmes en la cinta magnetofónica y, ahora mas recientemente, a un programa de computador. Esto significa que el producto musical resultado de estos dispositivos también sería diferente. Por un lado esto representa posibilidades de expresión musical pero por el otro se aleja de la tradición de música orquestal, de la sala de conciertos y en parte de la interpretación en vivo. Para el oyente desprevenido este giro en la historia de la música puede ser des-concertante ya que cambia la forma de concebir una obra, que desde luego también trasciende al escucha. En los conciertos de música electroacústica, se cambia la orquesta por una orquesta de altavoces y su control.

La experimentación con osciladores, grabadoras y computadores dio origen a lo que se denominó a mediados del siglo veinte como música electrónica pura porque partía del pivote de la onda sinuosidal, que es el elemento básico que constituye a todos los sonidos que se perciben. El estudio de Colonia en los años 1950, comienza con el desarrollo de esta práctica con figuras destacadas en el momento como Herbert Eimert y Karlheinz Stockhausen.

En un intento por volver esto dispositivos de laboratorio mas al alcance de un intérprete o compositor, se desarrollan nuevos instrumentos basados en el oscilador, generador de varias formas de onda, filtros e interfaces tradicionales como el teclado del piano. Este aparato se conoció como sintetizador y prácticamente permitía interacción en tiempo real además de una eventual eliminación de la grabadora de cinta magnetofónica para desarrollo de sonidos con diferentes espectros sonoros. Mas recientemente los componentes de un sintetizador se han trasladado a modelos de abstracciones en programas de computador, eliminando el circuito electrónico.

La computadora originalmente concebida como implemento de oficina o equipo de laboratorio de experimentación, ahora asume el rol de instrumento musical. Aunque puede simular cualquier sonido imaginable con una calidad impecable, interpretar sonidos de instrumentos de la orquesta es un reto casi imposible. Al igual que el modelo de los sonidos, también hay que utilizar un dispositivo adicional que simula la interacción (pulso, frote, soplido, etc), para que tanto la interpretación como el timbre del sonido se aproximen en percepción al sonido del instrumento tradicional. Este tipo de aproximación ha sido marginal-mente exitosa en sonidos de instrumentos de percusión, mientras que el resto aguarda mas experimentación.

La dificultad de una simulación perfecta al instrumento tradicional en constaste hace resaltar varias cualidades de los elementos de música electrónica pura retomando elementos como el oscilador , la grabadora y la mecanización de procesos con el computador. Puesto que el lenguaje de oprimir interruptores y dar vuelta a potenciómetros también anda adscrito al diseños del computador personal (teclado QWERTY y ratón), el control de dispositivos de música electrónica es atractivo además por facilitar su interacción. Sin embargo los retos originales de desarrollar esta música siguen en el mismo sitio por lo que el repertorio de instrumentos de la orquesta simplemente no funciona con dispositivos de música electrónica.

La posibilidad de democratización del computador como un objeto casi personal, pone de ``- fácil acceso -'', toda la técnica desarrollada en la música electroacústica en manos de de cualquier persona con un interés estético o, con una aspiración musical. Debido a que simplemente todo este paquete de posibilidades puede aparentar ser intimidan-te, es necesaria la familiarización e información relevante a las cualidades de cada artefacto. Igualmente, escucha de obras del género electroacústico es un requisito crucial para entender de que se trata esta forma de expresión pero sobre todo para no repetir obras históricas o, generar instancias con alto nivel de ingenuidad. La música electrónica es así púes el resultado de una tradición y por lo tanto como en el resto de las artes, el futuro puede estar en su tradición.


next up previous
Next: Contexto Up: Control y Elasticidad en lo Musical: Previous: Introduccción

© Copyright 2001-2009 CCRMA, Stanford University. All rights reserved.
Created and Mantained by Juan Reyes